De iglesia a iglesia alrededor de Vilnius – Los ortodoxos en Lituania hospedan al Icono de Nuestra Señora de Czestochowa

Con la bendición y la invitación del metropolita ortodoxo de Vilnius y de todos en Lituania, Su Excelencia arzobispo Innocent, el Icono de Czestochowa, que viaja “De Océano a Océano” en defensa de la vida, visitó la iglesia ortodoxa en Vilnius, el 9 y el 10 de agosto del 2012. Las celebraciones comenzaron entrando el Icono a la catedral católica en procesión, acompañado por cantos e himnos en honor a la Madre de Dios, seguido inmediatamente de la divina liturgia. Los fieles reunidos en la catedral para este evento, vinieron de distintas parroquias de Vilnius. El pastor de la catedral, arzobispo Jevgenij Rudenko, dirigió unas palabras a los presentes. Los llamó humildemente a abrir sus corazones ante Nuestra Señora, Theotokos (Madre de Dios), especialmente a lo que respecta a los problemas relacionados con la protección de la dignidad de la familia, la vida del no nacido y la educación en la fe de los jóvenes.

Los sacerdotes ortodoxos, junto con los fieles, llevaron el Icono de Nuestra Señora alrededor de varias iglesias de Vilnius cantando Akathist en honor a la Madre de Dios. La juventud ortodoxa repartió estampitas con el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa y folletos de la historia del Icono, explicando las enseñanzas de la Iglesia Ortodoxa sobre la muerte de los no nacidos, la destrucción de la fertilidad humana y la eutanasia.

A las 19h00, la caravana de más de 20 vehículos manejó con banderas pro-vida colocadas en el santuario sobre ruedas del Icono, que estaba adornado hermosamente con flores. La caravana pasó por las calles de Vilnius, capital de Lituania y se detuvo en la iglesia ortodoxa del Espíritu Santo, en el centro de la diócesis ortodoxa de Vilnius. Se cantó el Akathist en honor a la Santísima Virgen María.

El arzobispo metropolitano Innocent, junto al clero, los monaguillos, hermanas religiosas, y numerosos fieles congregados, llegaron para honrar al Icono de Nuestra Señora de Czestochowa y ofrecieron sus corazones en oración.