La Virgen Negra en casa, en la iglesia y en las calles

El siguiente paso en la peregrinación fue detenerse el 17 de julio en Baranovichi. Una multitud esperaba la llegada del Icono de Nuestra Señora de Czestochowa, tanto en las calles como en la iglesia ortodoxa de La Protección de Dios (Pokrovskij Sobor). El arzobispo de Pinsk y de Luninec, Stefan, personalmente presidió la Divina Liturgia.

Las personas trajeron sus iconos personales para hacerlos tocar con el Icono viajero. Resulta que en algunas casas, las imágenes del Icono de Czestochowa fueron preservadas y escondidas secretamente durante la persecución comunista. Es muy conmovedor, las personas estaban perdiendo sus vidas, pero protegían lo más sagrado que tenían, el Icono de Czestochowa de la Madre de Dios.