Motociclistas del club "Rhinoceros" llevan a Nuestra Señora hasta Grodno

Grodno hospedó solemnemente el Icono de Czestochowa del 15 al 16 de julio. 20 kilómetros antes de llegar a la ciudad, motociclistas del club “Rhinoceros” la esperaban. Este fue un evento nuevo. La participación y el entusiasmo de estos jóvenes, hombres y mujeres, en motos, era algo emocionante. Todos querían colocar en sus motos una bandera con el eslogan en contra del aborto. Desafortunadamente, se habían acabado. Sin embargo, a la distancia, se podía observar la caravana con banderas de colores y todos sabían de lo que se trataba.

Esto causó gran interés y aplausos entre la gente, eran 18 motociclistas con banderas pro-vida, manejando por las calles de Grodno con Nuestra Señora. Por ser la invitada de honor en Bielorrusia, el Icono entró a la catedral ortodoxa del Cuidado de Dios (Svjato Pokrovskij Katedralnyj Sobor), acompañado por las campanadas de las iglesias. Luego de las oraciones, hubo una hermosa y conmovedora exposición sobre la protección de los no nacidos y de los valores familiares. La exposición estuvo abierta al público.

Los participantes de la peregrinación visitaron el club familiar “Renacer”, que unifica a las familias que optan por varios hijos.

En el segundo día, el 16 de julio, se realizó una conferencia en el centro de salud regional sobre aspectos científicos y prácticos titulado: “La dinámica demográfica y el potencial de la población de Bielorrusia. La familia base de la sociedad”. Los conferencistas eran especialistas de Rusia y Bielorrusia. Se discutió temas relativos al decline de la fertilidad, la crisis familiar, el envejecimiento de la población, las posibilidades de prevenir la enorme cantidad de abortos y los problemas del síndrome post-aborto. También se dio la ocasión para introducir en Bielorrusia la NaProTenología y trabajar en perspectivas en el campo de la consultoría y asistencia para la defensa de la vida. La conferencia despertó gran interés. Muchos expresaron el deseo de organizarse a futuro y ser miembros activos del movimiento pro-vida.