De la reunión bajo la cruz a una conferencia en Lida

El sábado 14 de julio, el Icono de Czestochowa llegó a Lida. Las noticias de la llegada de Nuestra Señora se esparcieron rápidamente. Las personas dejaron de trabajar, otros cambiaron los planes, solo para poder reunirse con la Madre de Dios. A la entrada del pueblo se respiraba un aire de sorpresa. Un grupo grande de fieles se reunió bajo la cruz. No hace mucho esa cruz no estaba, ya que los comunistas la habían sacado. Pero las personas colocaron una nueva cruz en el lugar, y ellos sentían que era el lugar donde tenían que esperar a la Madre de Dios. El carro tuvo que detenerse. Algunos se emocionaron, otros oraron, y pronto, una columna de carros con banderas pro-vida entraron en el centro de la ciudad. Nuestra Señora de Czestochowa llegó escoltada y con el sonido de las bocinas, para que todos pudieran ver y oír que esta era una caravana muy importante.

El Icono de Czestochowa se hospedó en la iglesia de san Gregorio, el Victorioso (Georgi Pobednosca), donde todos hicieron una corta oración. Primeramente se realizó una conferencia de prensa y luego una conferencia para los profesores, personal médico y trabajadores sociales. En la tarde se realizó un seminario para sacerdotes y monjas sobre cómo aconsejar a las mujeres embarazadas en crisis.

Muchas personas han expresado su deseo para cooperar a futuro en las organizaciones pro-vida de Bielorrusia: en la Fundación Corazones Abiertos, de Mogilev, afiliada a Vida Humana Internacional, y en el centro ortodoxo Matula, de Minsk.