La Madre de Dios ya está en Bielorrusia – 11 mil kilómetros rusos quedan atrás nuestro

En la tarde del 12 de julio, el Icono peregrino de Czestochowa “De Océano a Océano” que viaja por el mundo en defensa de la vida, fue formalmente transferido del coordinador del trayecto en Rusia Dr. Igor Bełoborodova, al representante del movimiento pro-vida de la iglesia ortodoxa en Bielorrusia, padre Paul Serdiuk. El mismo día, en la mañana en Minsk, se realizó la primera conferencia de prensa sobre la peregrinación. Llegaron periodistas de los principales medios de Bielorrusia. Se presentó el programa de la peregrinación en este país además de los eventos relacionados, que incluyen conferencias, paneles de discusiones, exhibiciones y reuniones con la prensa local.

En Bielorrusia, el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa es recibida por la Iglesia Ortodoxa, como invitada del metropolitano de Minsk y Slutsky Filaret, jerarca de toda Bielorrusia. Desde el 13 al 23 de julio, la peregrinación visitará las siguientes ciudades: Polotsk, Vierchniedzvinsk, Miory, Sarkovscyna, Hlubokaje, Astraviec, Asmiany, Halsany, Juratniki, Iŭie, Lida, Ščučyn, Skidel, Grodno, Brest, Minsk, Borisov, Mogilev, Škłoŭ, Babruysk y Homel. A su regreso de Ucrania, el 27 de julio, Nuestra Señora participará en el Congreso Nacional de la Juventud Católica, evento que se desarrollará en Ivianiec, y luego de eso, partirá a Letonia.

Ya ha pasado un mes desde que la peregrinación del Icono de Czestochowa salió de Vladivostok. En todos los encuentros con Ella la cantidad de personas es sorprendente. El viaje fue muy largo, cerca de 10 mil kilómetros, y si juntamos el recorrido que hizo desde Czestochowa hasta Moscú y Kazajistán en total sería 19 mil kilómetros. Atrás queda el Lejano Oriente, el Desierto Siberiano, las montañas Urales y parte de Europa y de Rusia. Este es un país muy grande. El carro, a pesar de ser nuevo, ya ha tenido problemas con la suspensión en cuatro ocasiones. El conductor de la van pro-vida, Alexei, que con gran dedicación manejó toda la ruta de Rusia, algunas veces, durante días, ha dormido en el mismo carro con la Madre de Dios como compañera. Muy emocionado ha dicho a un noticiero de televisión que este viaje ha sido una gran experiencia para él. Con lágrimas en los ojos, el recordó a multitudes de personas que pasaban frente al Icono de rodillas.

La etapa final del recorrido en Rusia fue la catedral ortodoxa de la Asunción de Nuestra Señora (Uspensky Sobor Sviato) en Smolensk, donde llegaron cientos de personas. Durante la liturgia, el padre Mikhail Gorovoj, dijo que esta peregrinación sirve como un gran trabajo espiritual acercando más estrechamente a los cristianos del este y del oeste.