Al fin en Vladivostok

El 11 de junio, el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa llegó a Vladivostok y se detuvo en las costas del Mar de Japón, que conecta directamente con el Océano Pacífico. Ella llegó en una van, especialmente adquirida para este propósito. Alexei Komarovsky manejó desde Moscú hasta aquí, vía Kasajastán, cubriendo una ruta de 11 mil kilómetros y siete zonas horarias.

La Madre de Dios en el Icono de Czestochowa Icon fue al lejano oriente

El 2 de junio, el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa viajó por carro desde Moscú al lejano oriente. La primera parada fue Kazajistán. Los rusos trajeron una van construida en Rusia, en la que se realizará toda la ruta desde Moscú hasta Vladivostok, en las costas del Pacífico, donde comienza oficialmente la peregrinación

Manifestación de carros alrededor de Moscú con el Icono de Czestochowa

El 20 de mayo, católicos ortodoxos organizaron en Moscú una manifestación con cuatro carros en defensa de la vida llamada “Detengamos el aborto”. Cientos de personas y docenas de carros se sumaron a esta iniciativa. La caravana partió en la iglesia ortodoxa de la Asunción de la Santísima Virgen María en el centro de Moscú, con oraciones ante el Icono peregrino.

Moscú – Recibimiento de Nuestra Señora en el Icono de Czestochowa en defensa de la vida

El 9 de mayo, justo antes del Día Internacional de la Familia, Nuestra Señora en el Icono de Czestochowa llegó a Moscú, en su peregrinación por el mundo en defensa de la vida. Viene desde Minsk en compañía de una delegación bielorrusa liderada por el padre Paul Serdiuk y de Igor Beloborodov, coordinador del este de la peregrinación.

Reunión del Comité Internacional de la peregrinación del Icono de Czestochowa por el mundo en defensa de la vida "De Océano a Océano"

Líderes de los movimientos pro-vidas de 18 países se reunieron el sábado 5 de mayo en Czestochowa para discutir sobre la travesía que hará el Icono de Czestochowa cuando recorra Asia y Europa, desde el Océano Pacífico hasta el Océano Atlántico, desde Vladivostok hasta Fátima.

Estamos construyendo un altar sobre ruedas para Nuestra Señora

La peregrinación “De Océano a Océano” del Icono de Nuestra Señora de Czestochowa comenzará en cualquier momento. Ahora debemos decidir sobre cómo va a viajar. A través de la inhóspita Siberia definitivamente necesitamos una camioneta, que está siendo preparada por los líderes pro-vida rusos.

El Icono de Jasna Gora en Bielorrusia

En su peregrinación en defensa de la vida, el Icono de Czestochowa llegó de Minsk a Bielorrusia.

Actualmente se encuentra en la iglesia ortodoxa de san Nicolás de Japón.

¿Por qué esta parroquia tuvo el privilegio de hospedar a la Madre de Dios en su peregrinación? Su pastor, el padre Paul Serdiuk, está muy involucrado en la defensa de la vida. Él es miembro del Comité Internacional de la peregrinación del Icono de Czestochowa “De Océano a Océano”.

El Icono de Czestochowa se embarca en la peregrinación por el este

Después de la ceremonia de “tocar” la copia del Icono de Czestochowa con la original y de bendecirla, Nuestra Señora comenzó su viaje haciendo historia. En la mañana del lunes 30 de enero del 2012, el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa comenzó su recorrido desde Jasna Gora a Moscú, al este, a través de Minsk en Bielorrusia.

Celebraciones en Jasna Gora

Los líderes de los movimientos pro-vida de 16 países de Europa y Asia se reunieron el sábado 28 de enero en Jasna Gora. Los países fueron: Ucrania, Bielorrusia, Lituania, Letonia, Rusia, Kazajistán, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Austria, Suiza, España, Italia, Polonia, Portugal, Gran Bretaña y Estados Unidos. La protección de la civilización de la vida y del amor en el mundo ha sido confiada a las amorosas manos de la Santísima Madre, la Virgen María.

Acto de Consagración de la Civilización de la Vida y del Amor

¡Oh Santísima Virgen María, Casta Madre de Dios, Madre Inmaculada!

¡En tus manos confiamos la Civilización de la Vida y del Amor!

Vivimos en un tiempo difícil, sometidos a un gigantesco ataque global por parte de la cultura de la muerte. Muchas personas inocentes están pereciendo: bebés por nacer, ancianos y enfermos.

El número de víctimas supera ya los 2,000 millones de seres humanos, y cada día mueren en el seno de sus madres otros 50 mil niños. Muchas parejas no desean ya convertirse en padres de ningún niño, mientras se hace cada vez más común someterse a mecanismos para destruir la fertilidad y la vida. En contraste, una de cada 6 parejas que lo desean, permanecen incapaces de concebir un hijo.