Tercer encuentro entre las dos Morenitas

El 5 de noviembre de 2015, en la Nueva Basílica del Santuario de Guadalupe, donde se encuentra la famosa imagen de la Virgen, se celebró la Santa Misa junto al Icono Peregrino de Czestochowa. Ese mismo día el Comité Central de la Peregrinación por América se reunió. Era temprano por la mañana, a la misma hora en la que San Juan Diego conoció a la Virgen María en su camino a la ciudad. El Icono fue colocado en el presbiterio. Sin embargo, el lugar es tan grande que fue difícil tomar una foto con las dos imágenes juntas.

La misa contó con la presencia de todas las personas que participan en la peregrinación del Icono en México, y el representante de Colombia. También hubo sacerdotes palotinos polacos del Santuario de la Divina Misericordia en Tenango, a unos 40 km de la capital. Fueron acompañados por las hermanas de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen vestidas de blancos y abrigos azules. También hubo mexicanos que habían venido principalmente de la capital. Europa estuvo representada por Ewa y Lech Kowalewski de Polonia, y Marcela y Peter Dobeš de Eslovaquia.

Las creencias religiosas de los mexicanos se basan ante todo en la imagen de la Virgen de Guadalupe que no ha sido hecha por una mano humana. Se puede decir que se trata de una misteriosa imagen, donde María mira hacia abajo y sus ojos siguen con vida, hecho asombroso confirmado por los científicos. Es Ella quien vino a los solitarios indígenas, los tomó bajo su protección y los condujo a Su Hijo. Uno de los misterios de esta imagen única es el hecho de que es tanto un icono y como un código azteca. Su mensaje fue recibido en el pasado y ahora es fácil de entenderlo tanto para los latinos como para los europeos. Cuando Nuestra Señora se apareció en el siglo XVI, 9 millones de indios pidieron ser bautizados tomando a los misioneros por sorpresa. El milagro ha continuado hasta hoy. La imagen de Nuestra Señora de Guadalupe está en todas partes. Los mexicanos la veneran, llegan ante Ella, llevan a sus hijos recién nacidos, y le confían sus problemas y preocupaciones.

Esta fue la tercera reunión en el Santuario de la Madre de las dos Américas y la Gran Defensora de la Vida. El Icono de Czestochowa es históricamente una imagen mucho más antigua, según la tradición fue escrita por San Lucas el Evangelista en la mesa de la casa de la Sagrada Familia de Nazaret. Nuestra Señora tiene una cara de color marrón oscuro y es conocida como la Virgen Negra. Por lo tanto,  Ella puede ser llamada, como la imagen de Guadalupe, Morenita, porque tiene una cara de color marrón rojizo, al igual que la cara de las mujeres indígenas. Así es llamada en México. Ellos la veneran como la Madre de San Juan Pablo II, quien es muy querido por los mexicanos.

La Madre de Dios tiene muchas imágenes, al igual que todas las madres en un álbum familiar. Y aunque las personas se apegan a la imagen más cercana que tienen, eso no cambia el hecho de que María, la Madre de Jesús, es una, y por medio de sus diferentes retratos y estatuas, es venerada en diferentes naciones y culturas, Ella siempre manifiesta su presencia única. Y esto es lo que hace a través de las dos imágenes famosas, la de Guadalupe y el de Czestochowa.

La primera visita del Icono de Czestochowa en el Santuario de Guadalupe tuvo lugar justo después de su llegada a México hace un año. La celebración principal entonces se llevó a cabo en la llamada Basílica Vieja. Había mucha gente y un gran grupo de polacos. La visita a la Nueva Basílica fue un acto no oficial.

La segunda reunión, la más importante entre las dos Morenitas, tuvo lugar el Domingo de Ramos del 2015. Fue el cierre oficial de la iniciativa provida "40 Días por la Vida". La oración duró 40 días con sus noches, tanto en las iglesias como en diferentes lugares como la calle y frente a las clínicas de aborto. La Santa Misa fue celebrada por el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo de México, asistido por el cardenal Ennio Antonelli, presidente emérito del Consejo Pontificio para la Familia, así como por cientos de sacerdotes de todo el mundo.

La Nueva Basílica estaba llena. El Icono de Czestochowa fue colocado cerca de la tilma expuesta de San Juan Diego con la imagen de la Virgen.

En la tercera reunión, los miembros del Comité pusieron el Icono en el presbiterio y asistieron a la Santa Misa de la mañana con alegría. La Nueva Basílica de Guadalupe es una iglesia enorme, capaz de albergar a 20 mil personas. También ha conseguido un ambiente único. Es visitado por 20 millones de personas al año, lo que lo convierte en el mayor santuario mariano del mundo. Aunque el presbiterio es muy grande, todo el mundo puede ver la imagen de Nuestra Señora que se ha colocado en alto. A los lados hay cestos de flores traídos constantemente por los fieles. La iluminación superior se asemeja a trozos de panales. En la parte posterior del presbiterio hay una entrada a la cripta, donde por medio de una banda en movimiento uno puede acercarse a la imagen.

Después de la Eucaristía los miembros del Comité llevaron el Icono junto a la hermosa y gran estatua de San Juan Pablo II, que se encuentra entre la Antigua y Nueva Basílica. El Santo Padre invita a la gente a conocer a la Madre de Dios con una mano que la señala. Este es un lugar favorito de muchas familias mexicanas, que vienen aquí para tomarse fotos o simplemente para sentarse y conversar. El Icono de Czestochowa se colocó frente a la estatua. Para dar gracias a María por su presencia en México se cantó la canción " Madonna Negra", cantada en polaco y español. La banda dirigida por Marta y Antonio Bunco Kemp había preparado una nueva versión de la canción en español "Virgen Negra". Suena muy bonito, tal vez incluso mejor que en polaco. La música y las canciones animaron a las personas y todo el mundo quería unirse al canto, e incluso bailar como es típico para el espíritu y las costumbres de los pueblos latinos. Las hermanas vistieron al Icono en el abrigo azul del convento, invitándola así a que las visite. Quién sabe, tal vez esta invitación se haga realidad, ya que parece probable que la Virgen se detenga en el Santuario de la Divina Misericordia en Tenango una vez más. La congregación renovó el acto de consagración a Nuestra Señora en español. Hay que subrayar que los coordinadores de la peregrinación mexicana conceden gran importancia a este tema y por eso renuevan el acto de consagración en cada lugar donde el Icono se encuentra. También, en todas partes se distribuyen la imagen de Nuestra Señora, Jesús de la Divina Misericordia y el texto del acto de consagración.