La Madre de Dios en México

La llegada a América Latina del Icono de Nuestra Señora de Czestochowa, la “Virgen Negra”, Madre de San Juan Pablo II, supone que millones de familias se acerquen a venerar a María, Madre de Dios y de todos los hombres. Ella llega a México con un mensaje de misericordia, de valentía y compromiso para edificar la Civilización del Amor. Con oraciones de peticiones y agradecimientos, la Madre de Dios, Medianera de todas las gracias, nos acompaña en este momento histórico. Sabemos que ella intercede por nosotros ante su Hijo, el Señor de la Vida, y dispone las formas para que la sociedad entera vuelva sus ojos al respeto de la dignidad humana entre los esposos y dentro de las familias, en las comunidades vecinales, escuelas, ambientes de trabajo y empresas, así como en el espacio público y en la convivencia social y política. Este respeto a la dignidad humana constituye el basamento para aspirar a una sociedad con justicia y dignidad. Una sociedad en donde se viva en la paz que nuestro tiempo anhela.

“Es claro que la peregrinación de la Madre de San Juan Pablo II despertará en Latinoamérica y el Caribe, la iniciativa de que toda persona, toda comunidad levante su voz para anunciar con fuerza la dignidad de cada persona. Cada pareja que vive el don del amor conyugal, y por lo tanto de la familia, es oasis del amor en esta sociedad del siglo XXI. Recordemos que Jesús pasó 30 años en la Sagrada Familia. ¿Qué es lo que nos quiere enseñar con esto?” Señala el padre Jaroslaw Szymzack, miembro del Comité Internacional de la Peregrinación De Océano a Océano y Presidente de la Family Support Foundation, fundación que lleva trabajando con éxito en América Latina con el auspicio de Fundación VidaFlorida. “Ella quiere recordarnos que nacer, crecer, vivir, colaborar, trabajar, aprender y morir en una familia es fundamental para el desarrollo de la persona humana”, añade.

Fundación VidaFlorida es quien custodiará esta peregrinación en México. Esta es una fundación que auspicia iniciativas para restaurar la dignidad humana, el matrimonio, la vida y la familia. Familias, matrimonios, niños y enfermos están bienvenidos a orar frente al icono sagrado y pedir que Nuestra Señora interceda por ellos. Colaboraciones en especie y donaciones voluntarias son bienvenidas, pues son necesarias para apoyar la realización de la peregrinación.

La peregrinación global de Nuestra Señora de Czestochowa De Océano a Océano en Defensa de la Vida Humana partió en el 2012 del puerto de Vladivostok en Rusia. Ha recorrido Asia, Europa, América del Norte, y desde este momento se prepara para su peregrinación por Latinoamérica. México se convierte así en la puerta de esta peregrinación -la más ambiciosa de la historia- hacia el hemisferio sur del continente americano.