Con las Hermanas Dominicas en el centro de adultos mayores

Después de la ceremonia de despedida en la Misión Polaca de los Padres Cistercienses en Willow Springs, Nuestra Señora en Su Icono de Czestochowa llegó en el “móvil de la vida” hasta el convento cercano de las Hermanas Dominicas de la Santísima Virgen de la Inmaculada, en Justice, donde las hermanas dirigen un hogar de cuidados para adultos mayores. Era el domingo por la noche del 18 de mayo del 2014, cerca de las 20h00. Nuestra Señora fue escoltada por el pastor Michał Blicharski OCist, junto a varios carros.

Las Hermanas Dominicas, llenas de alegría, dieron la bienvenida la Virgen lideradas por su superiora, la hermana Helena Cempa. Luego llevaron el Icono hasta la capilla, pero resultó que la puerta era bastante estrecha; el Icono con su relicario era exactamente del mismo ancho y pudo pasar sin muchos problemas. Con la canción polaca “O Maryjo, witam Cie” -Oh, María yo te saludo-el Icono fue colocado cerca del altar de una manera tal como para hacer posible que las personas mayores se acerquen en sus sillas de ruedas. Se recitó el rosario en defensa de la vida y luego las Letanías de Loreto. Las hermanas se mantuvieron en vigilia hasta el Jasna Góra a las 21h00.

Por la noche el Icono fue a llevado a un "centro de belleza". Tenían que limpiarlo y restaurarlo, ya que mucha gente lo toca con sus manos y con las estampitas. Últimamente, también se lo ha besado y por ello quedan rastros de lápiz labial y de labios húmedos. En general, el Icono está en buen estado a pesar de que ha estado viajando a través de diferentes zonas climáticas y de haber sido tocado por cientos de miles de personas. Sin embargo, después de un examen, se ha decidido prohibir por completo el beso. Según la tradición, los iconos se tocan con mucha delicadeza y luego se realiza la señal de la cruz. También puede ser tocado por una imagen o un rosario. Besar no es parte de la tradición y daña la imagen.

Al siguiente día, en la mañana, Nuestra Señora fue visitada por los residentes de la casa, en su mayoría en sillas de ruedas. A pesar de la edad y las enfermedades, sus rostros expresaron gran emoción y alegría. Cuando María, una de las residentes, se acercó al Icono, tenía una hermosa sonrisa en su cara; al observarla se podía pensar que había recibido una gracia especial al estar cerca de la Madonna Negra.

Las hermanas y quienes trabajan en el Centro de Cuidados Rosario Hills, al servir a los ancianos y los enfermos que requieren cuidado permanente, dan testimonio de que la vida humana pertenece sólo a Dios. Hoy en día son cada vez más populares las ofertas de eutanasia, falsamente llamada "buena muerte", así que el esfuerzo y la atención que se brinda a las personas al final de sus vidas es un gran testimonio de que cada vida debe ser respetada y cuidada, incluso el viejo e indefenso.

Los residentes están muy cómodos aquí. El mayor de ellos acaba de cumplir 103 años. El Icono Peregrino de Nuestra Señora con el Niño en su brazo, es el llamado de la Madre amorosa que sabe que cada vida es un regalo precioso a los ojos de Dios.

También los trabajadores laicos de la casa, las familias y los invitados de los residentes llegaron a la capilla para rezar, para hablar con María y encomendar a sus familias y sus problemas, aunque fuera solo por un momento. Las Hermanas Dominicanas se turnaron durante todo el día para venerar el icono, para orar y alabar a Dios por la gracia de la visita de la Virgen María en su Icono Czestochowa.

La visita fue muy importante para toda la comunidad de Hermanas Dominicas en los EE.UU. y en Canadá, ya que, desde el 8 de diciembre de 2013 han estado celebrando el jubileo de los 85 años desde que María Inmaculada es la patrona de la orden y de todo el trabajo en Estados Unidos y Canadá. El cimiento de su carisma es la total confianza en nuestra Madre Santísima, que le permite guiarlas directamente a Jesucristo.

Por la noche el “móvil de la vida” llegó para recoger a Nuestra Señora y conducirla hasta la parroquia de La Santa Cruz en Batavia, causando sensación en la carretera.