La visita a Jackowo, Chicago, en el aniversario No. 97 de las apariciones de Fátima

Una de las más antiguas parroquias en Chicago, llamada San Jacinto (Jacek) tuvo el privilegio de acoger el Icono peregrino de Nuestra Señora de Czestochowa el 13 de mayo, es decir, en el 97 aniversario de la primera aparición de Nuestra Señora en Fátima. El Icono llegó en su “móvil de la vida” decorado con flores. Jan Słodyczka, escultor y constructor de la versión del auto en Chicago de Nuestra Señora, añadió una estructura hermosa de una corona hecha de madera. El Icono se detuvo en la entrada de la Basílica junto a un magnífico monumento de San Juan Pablo II.

Después de una bienvenida solemne hecha por los Padres de la Resurrección, que trabajan en la parroquia y por una delegación de los niños de primera comunión que están celebrando su "semana blanca", el Icono de Czestochowa fue llevado a la iglesia y se lo colocó en el presbiterio, de tal forma que los fieles tenían un acceso fácil a ella. La iglesia estaba llena de gente para la ceremonia. Los bancos de adelante fueron ocupados por más de un centenar de niños de primera comunión, las chicas estaban con vestidos blancos y los chicos con trajes azul marino, todos muy elegantes.

La Basílica Menor de San Jacinto en Avondale tiene una rica historia que se remonta a comienzos de la ciudad. La iglesia fue fundada en el año 1894 cuando sólo cuarenta familias polacas vivían en la zona. “Aquí solo había una pradera”, dice el padre Stefan Róg CR, superior de los Padres de la Resurrección. En esta iglesia, San Juan Pablo II celebró la santa misa en 1966, cuando era todavía cardenal de Cracovia, cosa que el Santo Padre recordaba muy bien. “¡Yo he estado allí!”, le dijo a la delegación de Chicago que lo visitó en el Vaticano. Sus palabras se pueden ver a casi 5 metros (30 pies) de alto, en el monumento del Papa polaco. Esta iglesia alberga sus reliquias: una gota de sangre y su solideo. En el 2003 a la iglesia se le dio el estatus de basílica menor.

El interior está decorado con vidrios, estatuas, estucos y frescos. La enorme cúpula sobre la nave principal está decorada con un fresco que muestra un grupo de santos y ángeles en el cielo. El altar mayor tiene una pintura que representa una escena de la vida del santo patrón de la parroquia, San Jacek Odrowąż, padre dominico que vivió en el siglo XIII. Él es llamado el apóstol de Dios de los pueblos eslavos. Durante el asedio tártaro a Kiev, padre Jacek quería salvar un cáliz con hostias consagradas pero oyó que una estatua de Nuestra Señora le decía: "¿Y tú quieres dejarme?” Así que regresó y tomó la estatua que no pesaba mucho. Se las arregló para llevarla hasta Cracovia.

A la derecha de la nave principal, en la parte más alta del altar lateral hay una copia del Icono de la Virgen de Jasna Góra, que está decorado con $ 70 dólares en oro donado por los feligreses. El Icono fue bendecido personalmente por el Papa San Juan Pablo II.

La parroquia dirige una escuela de inglés, una escuela polaca los sábado, un grupo de enseñanza religiosa los domingos y diferentes grupos de pastorales. También tienen un albergue nocturno y un restaurante para los sin techo llamado "Puerta de San Lázaros", además de una casa para madres solteras, donde las Hermanas Misioneras de Cristo Rey para el Pueblo Polaco de América ayudan a las madres y a los niños en situaciones difíciles.

La solemne misa, dedicada a la Santísima Virgen María, fue presidida por el padre Dariusz Tabor CR, que también leyó la homilía. Concelebró con el padre Stanisław Jankowski CR, párroco de la basílica, el padre Adam Piasecki CR, el padre Peter West y un invitado de Cracovia. Ellos oraron por la defensa de la vida, por las madres embarazadas y por los recién casados, para que tengan la determinación de proteger siempre la vida concebida. En su homilía, el pare Dariusz recordó a la congregación que María es llamada "El Trono de Dios", y cómo Ella es la guía que siempre nos conduce a Su Hijo.

El celebrante principal estaba vestido con una casulla maravillosamente decorada con el Icono de Czestochowa y bordada con brillantes joyas. Durante el servicio, un coro de niñas de primera comunión cantó hermosamente. Los niños, uno a uno, le presentaron flores a la Madre de Dios. Después de la comunión, el padre Peter West habló sobre la peregrinación en inglés y Ewa Kowalewska en polaco.

La veneración se prolongó hasta la medianoche. Como en ocasiones anteriores, las personas formaron una larga cola para acercarse al Icono. Mientras tanto, se recitaban los misterios del santo rosario dirigido por los padres. A las 21h00 se cantó el himno tradicional de Jasna Góra. A la mañana siguiente la veneración continuó hasta las 5h30. A las 6h00 se celebró la santa misa en polaco y se cantó las horas de la Santísima Virgen María. Las siguientes dos misas y la del mediodía se celebraron en inglés y las homilías fueron leídas por el padre Peter West.

A las 8h00, unos 180 estudiantes de la Escuela Americana de San Jacinto llegaron a conocer a la Virgen de Czestochowa. A las 15h00 se recitó la Coronilla a la Divina Misericordia y luego se continuó con el santo rosario.

La visita terminó con el servicio de mayo, y mientras se cantaba el himno "Ciebie Boga wysławiamy" (Te alabamos, Dios todopoderoso), el Icono de la Virgen fue llevado al “móvil de vida”, donde la delegación de la parroquia de la Santísima Trinidad estaba esperando para recorrer las calles de Chicago junto al Icono, en una caravana escoltada con motocicletas y autos decorados con banderas.