Iglesia de la Inmaculada Concepción en Lapeer y los 40 Días por la Vida

Luego de las oraciones en frente de una clínica abortiva, el Icono viajó hasta su siguiente destino en la Iglesia de la Inmaculada Concepción en Lapeer, Michigan. Debido a la visita de Nuestra Señora de Czestochowa, la iglesia estaba llena de visitantes. A penas el Icono estuvo colocado en su lugar, se procedió con la misa. Durante la ceremonia, unas niñas ofrecieron flores a la Virgen Negra. En la homilía, el padre West citó a George Mason que dijo: “Como las naciones no pueden ser castigadas o premiadas en el siguiente mundo, se lo hace en este. Por una inevitable cadena de causas y efectos, la Providencia castiga los pecados de las naciones con calamidades nacionales”. El padre West enumeró algunos ejemplos de esto casos como el cierre de fábricas o de negocios, despidos y otros similares que pueden llegar a ser calamidades nacionales, y que muy a menudo no lo asociamos con castigos nacionales.

Desde las 21h15 hasta la media noche se realizó adoración y oración con el Icono por los jóvenes.

El 28 de marzo comenzó con la misa matinal a las 8h45. Los sacerdotes en esta iglesia son el padre Douglas Terrien y el padre Michael Zuelch. La misa se llenó con niños pequeños de preparatoria hasta 8vo de básica. Luego de la misa los niños tuvieron la oportunidad de venerar el Icono. Los niños hicieron un gran trabajo en la adoración a la Virgen Negra y luego de eso nos reunimos con el padre Terrien y el padre Zuelch para el desayuno. En el desayuno conversamos sobre nuestra siguiente parada y sobre el clima, ya que el Icono se ha expuesto últimamente a la lluvia. El clima es inseguro y aunque se predijo lluvia, en la última también hubo mucho viento y se nos dañaron dos paraguas. El padre Douglas nos ofreció su paraguas y se lo agradecimos enormemente.

Ya casi contra el tiempo, nos dirigimos a la primera de las dos clínicas abortivas que están en campaña de los 40 Días por la Vida, con grupos de oración, las dos en la localidad de Sterling Heights. La primera es la clínica abortiva Woman Care. Ahí se encontraba un grupo de 80 personas para la vigilia de los 40 Días por la Vida. El padre West lideró las oraciones y bendijo a los participantes reunidos en oración para que no haya abortos.

La segunda clínica abortiva se llama Serendipity. Un grupo parecido en número se reunió allí, incluso algunas personas que estaban en la primera vigilia nos acompañaron. A penas llegamos, el administrador del lugar salió a tomarnos fotos mientras nosotros orábamos. También llamaron a la policía. Aparentemente la acusación fue que estábamos bloqueando la acera (o la falsa acusación). El padre West habló con la policía cuando llegaron, mientras los demás continuábamos en oración. Todo se resolvió de manera pacífica y la vigilia de oración terminó luego de concluir todas nuestras oraciones.

Chris Morales y P. Peter West
Vida Humana Internacional