Nuestra Señora de Czestochowa se revela como la Madre de la Misericordia en la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores en Fairfax, Virginia

Como custodio del Icono de Nuestra Señora de Czestochowa para la Campaña De Océano a Océano de Vida Humana Internacional, he llegado a conocer personas extraordinarias. Una de ellas, que ha llegado a impactar mi vida y esta campaña que crece, es Theresa Bonapartis.

Cuando Theresa quedó embarazada a la edad de 18 años, su padre la presionaba para que tenga un aborto. La depresión, el desamparo, los pensamientos suicidas y una serie de problemas personales la consumían, hasta que poco a poco comenzó a regresar a su fe católica. Hoy en día, Theresa encontró un sacerdote compasivo que la escucha en confesión y ha llegado a ser su director espiritual.

Las palabras de Cristo que santa Faustina Kowalska recoge en su diario: La Divina Misericordia en mi Alma, tuvieron un gran efecto en ella:

Que los más grandes pecadores depositen su confianza en mi misericordia. Ellos tienen más derechos que otros a confiar en los abismos de mi misericordia. Hija mía, escribe sobre mi misericordia a las   almas atormentadas. Me gusta que esas almas acudan a mi misericordia. A esas almas concedo incluso más gracias de las pedidas. No puedo castigar al más grande pecador si él hace un llamado a mi compasión, al contrario, lo justifico en mi insondable e inescrutable misericordia. (Diario 1146)

Luego que Theresa aceptara la misericordia de Dios y luego de perdonar a sus padres y a ella misma, comenzó a ayudar a quienes sufrían los efectos del post-aborto. Hoy en día, Theresa es directora de Lumina, una red que hace de enlace entre las personas que necesitan ayuda por los síntomas del post-aborto con ministros, consejeros y sacerdotes, así como a lugares de retiro espiritual.

Fundada por Chris Bell de Good Counsel Homes, Lumina ayuda esencialmente a mujeres, pero también tiene programas para hombres y para parientes de los niños abortados. Lumina ayuda a los hombres y a las mujeres a aceptar la misericordia de Dios y a perdonarse a ellos mismos y a quienes tuvieron algún papel en la decisión de abortar, mientras que al mismo tiempo les enseña a conocer la verdad maléfica que hay detrás del aborto.

Theresa también es la co-desarrolladora del ministerio post-aborto llamado Entering Canaan. Trabaja muy de cerca con las Hermanas de la Vida, fundado por el cardenal Jhon O´Connor y los Frailes Franciscanos de la renovación.

Theresa es muy devote de Nuestra Señora. Pareciera que Nuestra Señora de Czestochowa la ha adoptado y que fuera la patrona del ministerio de sanación post-aborto. Así que, cuando Theresa supo que el Icono de Czestochowa peregrinaría por América, ella lo comunicó a otros, especialmente a quienes trabajan en estos ministerios de sanación.

Theresa realizó un largo viaje desde Nueva York y fue una de las invitadas cuando el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa recibió la bienvenida oficial en la Isla de san Clemente, en Maryland, donde llegó un grupo de ingleses católicos en 1634 buscando la libertad religiosa. Julia Shelava y Sarah LaPierre, directoras de Proyecto Raquel de las arquidiócesis de Washington, D.C. y de la diócesis de Arlington, respectivamente, también fueron invitadas ese día. Desde el comienzo, la peregrinación De Océano a Océano en defensa de la vida, ha sido un testimonio de la misericordia de Dios para todos quienes han sido afectados por el pecado del aborto.

Una de las personas a la que Theresa comentó sobre la peregrinación de Océano a Océano en defensa de la vida es Josephine Balsamo. Josephine es directora de programa del ministerio Proyecto Raquel, de la diócesis de Arlington, Virginia. Josephine lidera un grupo de oración de Proyecto Raquel que reúne a cerca de 30 personas en la histórica iglesia de Nuestra Señora de los Dolores en Fairfax, VA. Fairfax es parte del área metropolitana de Washington, DC. 

Josephine organizó para que el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa visitara Fairfax el martes 10 de septiembre. Movió la Hora Santa a la iglesia más grande y nueva, para que puedan caber 150 personas, ya que la iglesia histórica solo puede albergar a 100 personas. Cerca de 400 personas acudieron el martes en la noche a la Hora Santa, para honrar a Nuestra Señora, pidiendo por la protección de la vida y la Divina Misericordia. Dos sacerdotes escucharon confesiones por dos horas. Josephine espera que Nuestra Señora retorne en noviembre a Fairfax.

En el Ave Reina Santa, llamamos a la Virgen María como “Madre de Misericordia” y le pedimos que ponga sus ojos misericordiosos en nosotros. Nuestra Señora de Czestochowa apunta el camino y nos acerca más a Jesús, su Divino Hijo, quien es misericordia en sí mismo. Por favor, sigamos orando por la sanación de hombres y mujeres que han sido heridos por el aborto, y por el éxito de Lumina, Proyecto Raquel y por todos los ministerios de sanación post-aborto. Por favor, oremos para que se defienda la vida y para que se respete a las mujeres. Pidamos para que las personas entiendan que el aborto causa problemas sicológicos y espirituales en las mujeres, en los hombres y en toda la sociedad. Pidamos para que nuestra sociedad responda a las oraciones de Nuestra Señora, para que rechacemos el aborto y regresemos a Dios.

Padre Peter West
Vice Presidente para las Misiones
Vida Humana Internacional