Entre Letonia y Lituania – Una bendición en el puente

El domingo 5 de AGOSTO, El Icono de Nuestra Bendita Madre participó en las celebraciones de la festividad de Nuestra Milagrosa Señora, protectora de las familias letonas en el santuario en Skaistkalne, que fueron dirigidas por el obispo Eduard Pavlovski de Jelgava. Durante la santa misa, un grupo de jóvenes y personas mayores recibieron el bautismo y la confirmación. Cuatro grupos diferentes de peregrinos de diferentes diócesis de Letonia participaron de la celebración.

Luego de la santa misa, alrededor de las 15h00, el Icono fue llevado en procesión a un puente sobre el río en la frontera entre Letonia y Lituania. Debido al retraso de los lituanos, hubo tiempo para despedidas individuales a Nuestra Señora de Czestochowa. Todas las familias se acercaron al Icono para tocarlo y darle un beso de despedida.

El obispo Jonas Kauneckas de Panevėžis llegó con un grupo de letones. Los obispos bendijeron tanto a los letones como a los lituanos en ambas zonas de la frontera. El Icono fue cargado a la capilla de María Magdalena en Germaniskis, donde el padre Pavel Andżejevski celebró la santa misa. Luego de la misa, Nuestra Señora fue llevada en el “Móvil Vida” a la iglesia de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, aunque con dos horas de retraso. María, como es usual, dio prioridad a Su Hijo, como el pastor Pavel lo recordó medio en broma, y llegó justo después de la misa. Todos los presentes fueron muy pacientes esperándola y recitando el santo rosario. Muchos fieles acudían con sus familias e hijos y los rezos no cesaron hasta bien entrada en la noche. Vale la pena señalar que en este lugar, hace 25 años, se realizó una batalla para recuperar la iglesia, luego de ser convertida en una escuela de arte y en un almacén por los comunistas.