Celebraciones en Jasna Gora

Los líderes de los movimientos pro-vida de 16 países de Europa y Asia se reunieron el sábado 28 de enero en Jasna Gora. Los países fueron: Ucrania, Bielorrusia, Lituania, Letonia, Rusia, Kazajistán, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Austria, Suiza, España, Italia, Polonia, Portugal, Gran Bretaña y Estados Unidos. La protección de la civilización de la vida y del amor en el mundo ha sido confiada a las amorosas manos de la Santísima Madre, la Virgen María. Este acto se realizó en inglés con el padre Peter West de Estados Unidos, vicepresidente de Vida Humana Internacional, la más grande organización pro-vida mundial; en ruso por Galina Maslennikova de Moscú, Jefe del Centro Familia de la Catedral Católica; y en polaco por Ewa Kowalewska, representante del Club Amigos de Vida Humana Internacional.

Se bendijo la copia del icono y luego éste tocó el icono original por la intensión pro-vida

Una misa solemne fue celebrada en la capilla de Jasna Gora, presidida por el arzobispo Stanislaw Nowak metropolitano de Czestochowa y por los obispos Mark Solarczyk y John Watroba. Asistieron varios sacerdotes polacos y extranjeros, familias y pastores de movimientos pro-vida. También estuvieron presentes sacerdotes de la Iglesia Ortodoxa de Ucrania y de Bielorrusia, además de líderes espirituales de movimientos pro-vida de sus países.

Durante la ceremonia, el arzobispo Stanislaw Nowak bendijo la copia del Icono de Czestochowa por la intensión pro-vida. De acuerdo a la antigua tradición, los padres paulinos tocaron la copia con la original. Esto es importante para la Iglesia Ortodoxa, el arzobispo Nowak lo llamó: “el beso de amor”. Al momento de la Apelación de  Jasna Gora, el prior de Jasna Gora, padre Roman Majewski, se dirigió a los sacerdotes presentes en ruso, dándoles la más cordial bienvenida y encomendando en sus manos el Icono bendito.

Oriente y Occidente en defensa de la vida

El Icono está escrito, usando de forma tradicional los pigmentos naturales del huevo y hojas de 23 quilates de oro. El respaldo es sólido tallado en una tabla de tila en tamaño del original. Este Icono es para la peregrinación y por la intensión pro-vida “De Océano a Océano” desde Vladivostok a Fátima.

Creación del Comité Internacional

Luego de la celebración en Jasna Gora, se realizó una reunión con los presidentes de los movimientos pro-vida, básicamente pertenecientes a la familia de Vida Humana Internacional, donde se discutió las posibilidades de esta peregrinación. El padre Zachary Jablonski presentó a los invitados el proyecto, pidiendo a Dios por su ayuda, ya que la vida está siendo seriamente amenazada. También describió la experiencia polaca de la peregrinación del Icono y sus frutos.

Igor Beloborodov de Rusia, compartió la experiencia de organizar caravanas con la intensión de defender la vida en Rusia y Ucrania. También expresó su convicción de la posibilidad de realizar esta peregrinación desde el lejano este en Rusia, a través de Europa fasta Fátima, desde el Pacífico hasta el Atlántico.

Después de la discusión, el Comité Organizador Internacional fue creado por representantes de todos los países y movimientos ortodoxos presentes. Cada miembro del Comité Internacional creará también, comités nacionales responsables de la peregrinación en sus países. No se especificó la duración ni las rutas de la peregrinación, dejando esa decisión en manos del movimiento ortodoxo en Moscú.

Consagración a Nuestra Señora a la civilización de la vida

De forma unánime, los presentes reconocieron que la consagración a la protección de la civilización de la vida y del amor del mundo a las manos amorosas de la Santísima Virgen María es de extrema importancia. Llevar el Icono al frente en defensa de la civilización de la vida es un acto de fe, muy importante en estos momentos, cuando la cultura de la muerte y el ataque a la vida se extienden cada vez más de forma global. Los pro-vida estamos convencidos de que con la ayuda de Dios, a través de la intercesión de la Madre de Dios, la civilización de la vida prevalecerá y declaramos que “se hará todo esfuerzo para defender la vida humana, especialmente de los más pequeños y vulnerables”.