Parroquia Nuestra Señora Reina de la Paz, Iglesia San Antonio de Padua, Wythenshawe, Manchester

El sábado 10 de noviembre, después de la despedida tan alegre de la multitud que llenaba la Catedral de Birmingham, el Icono fue saludado de manera solemne en la puerta de la parroquia de Nuestra Señora Reina de la Paz, Iglesia de San Antonio de Padua, en Wythenshawe, Manchester. El obispo de Shrewsbury, reverendo Mark Davies, pronunció un conmovedor discurso antes de conducir a los fieles, reunidos en gran cantidad, en el rezo del rosario. El obispo Davies recordó a los fieles que el Icono es un símbolo histórico y que ahora en nuestro tiempo es un signo firme de fidelidad a Cristo y al Evangelio en presencia de todos los que amenazan a la vida, el matrimonio y la familia. Recordó como hace 400 años antes y después de la gran batalla de Lepanto, el Papa Pio V insistió a los fieles de Europa a rezar con urgencia y fervor el rosario como el arma más poderosa en la batalla contra los cristianos y la misión de la Iglesia.  “Lo que suceda en el campo de batalla, lo que suceda en los votos políticos” dijo el obispo, “es con el poder el santo rosario que Nuestra Señora nos protege con el Evangelio de la Vida en el Nombre de Su Hijo”.

Al dar la bienvenida a un grupo de peregrinos que venían del norte a venerar al Icono, el obispo Davies alentó a todos los presentes a que se vuelvan a comprometer en la defensa de los no nacidos, del matrimonio y la familia como el ambiente óptimo y absoluto ordenado por Dios para la protección de los niños. El obispo Davies guió a los peregrinos en el solemne Acto de Encomendación ante Nuestra Bendita Señora. Los fieles continuaron visitando al Icono el domingo 11 de noviembre hasta bien entrada la noche y luego el lunes 12 cuando partió a Escocia.