Nuestra Señora de Czestochowa en "La Sangre" con los Mártires de la Revolución, en Yekaterinburg

La van pro-vida, que viaja con el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa, llegó en la noche del 25 de junio a Yekaterinburg en los Montes Urales. En su viaje desde Vladivostok por Siberia ya ha cubierto cerca de ocho kilómetros. La parte asiática del peregrinaje en Rusia “De Océano a Océano” ya está en marcha. Arribó a tiempo, aunque se debió reparar en tres ocasiones la llanta, por problemas en la carretera.

En Yekaterinburg, el Icono de Czestochowa fue hospedado por la iglesia ortodoxa y del movimiento pro-vida ruso. Ellos organizaron un recibimiento impresionante y majestuoso. Primero, en las afueras de la ciudad, un grupo de carros con banners y banderines esperaban la van pro-vida que portaba el Icono. Juntos llegaron al centro, donde los sacerdotes cargaron el Icono de forma solemne por las calles de la ciudad, hasta la principal y conocida iglesia de “La Sangre”.

El nombre completo de la iglesia es “Iglesia de La Sangre, dedicada a Todos los Santos, brillando en tierra rusa”. Esta es la más importante de las iglesias ortodoxas en Rusia. Un símbolo de la fe de los mártires durante la persecución del ateísmo comunista, después de la Revolución de Octubre. Debemos recordar que en siglo XX, Rusia experimentó la horrenda persecución de la Iglesia y de sus creyentes. Muchos de los obispos y de los sacerdotes fueron asesinados, las iglesias fueron cerradas hasta casi desaparecer. Las víctimas del comunismo ateo son millones. La iglesia ortodoxa de “La Sangre” es muy simbólica, porque está edificada sobre las ruinas de la casa de Ipatjev, donde en el sótano en 1917 a órdenes de Lenin, el Zar Nicolás II junto a su familia (esposa, cuatro hijas y el pequeño y enfermizo hijo Aleksij), fueron brutalmente asesinados. También asesinaron a los empleados, para que no haya testigos de las atrocidades. Las paredes del sótano de la casa todavía mantienen las manchas de sangre.

La construcción también sirvió como museo del ateísmo y de los archivos del Partido Comunista, cuyos miembros estaban orgullosos de tener una foto con las paredes manchadas acribilladas a balazos y sangre como fondo. La casa fue demolida en 1977 para que las personas no rezaran en el lugar. La iglesia ortodoxa de “La Sangre” fue dedicada en el 2003. Este es ahora un lugar de peregrinación, y de visita obligatoria para los visitantes ilustres y de estado. Aquí las personas oran con la intercesión de los santos mártires de la revolución, para el renacimiento de la fe en Rusia. El lugar tiene gran significancia para los movimientos pro-vida y de familia en Rusia. La peregrinación “De Océano a Océano” cabe perfectamente en esta tradición.

A Nuestra Señora de Czestochowa, como Reina, se le preparó un cetro especial en el centro de la iglesia. La celebración fue larga y solemne. Al final, los sacerdotes saludaron al Icono, también los jóvenes y mayores se acercaron caminando humildemente hasta el Icono y lo besaron, como antigua práctica de veneración. Muchos fieles participaron en la celebración. Fue realmente un evento significativo.

Paralelo al evento principal, también se realizaron otros programas que incluyeron un simposio pro-vida, conferencia de prensa y numerosas entrevistas a los medios locales.