Nuestra Bendita Madre en el corazón de Londres Gran afluencia en la Catedral de Westminister

El lunes 5 de noviembre, Nuestra Señora de Czestochowa arribó a Londres. Luego de rodear el centro de la ciudad, Ella llegó a la Catedral de Westminister, que está dedicada a la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, construida a fines del siglo XIX con el estilo de los primeros años de la Era Cristiana Bizantina.

Los Caballeros de Columba se responsabilizarán de la protección a Nuestra Bendita Madre durante toda su visita en Gran Bretaña. En cada lugar de visita, algunos caballeros estarán esperándola, para poder asegurar la cargada del relicario de Nuestra Señora y su escoltada de manera adecuada.

Se realizó una Santa Misa solemne por la intención de los no nacidos y las víctimas del aborto, celebrada por el arzobispo de la diócesis de Westminister, el obispo Alan Stephen Hopes. En su homilía enfatizó la necesidad de proteger la vida humana (el texto completo de la homilía lo puede encontrar en la pestaña “Homilías Pro-Vida”).

La gran Catedral de Westminister estuvo copada, incluso en ambas alas, con peregrinos que deseaban venerar a Nuestra Señora en el Icono de Czestochowa. Esa cantidad de personas no se había visto desde hace mucho tiempo, especialmente cuando los eventos son motivados por la intensión de defender la vida humana. Las personas incluso se arrodillaban desde misma entrada.

Gran cantidad de feligreses polacos participaron de las celebraciones en la catedral de Westminister, saludaron a su reina con gran alegría. Incluso cantaron canciones polacas en honor a María. “Todo estuvo hermoso y se sintió una gran atmósfera. Nuestra Madre es verdaderamente la Reina de todo el mundo”, comentaron después de la solemnidad.

Los pro-vida, quienes coordinaban la peregrinación, determinaron que Inglaterra, especialmente Londres, actualmente es el centro del comando central de los programas de la cultura de la muerte. La sede mundial de International Planned Parenthood, se encuentra aquí. La visita de la Madre de Dios, la Reina de la Paz, quien defiende la vida humana, tuvo un gran significado en este lugar.