La Virgen Negra en el Santuario de la Virgen Negra, Reina de Baviera, en Altotting

En la tarde del 25 de octubre, en Altotting, el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa fue recibido en el famoso Santuario de la Madre de Dios, Reina de Baviera “Unsere Liebe Frau”, donde se cree que el culto Mariano comenzó en la época de San Ruperto de Salzburgo (muerto en el año 715), conocido como el apóstol de Baviera.  Él construyó una pequeña iglesia en ese lugar, conocida hoy como la Iglesia de las Gracias. Ahí, San Ruperto bautizó al rey de Baviera, Otto. Aquí se encuentra una estatua de 65 centímetros de Nuestra Señora, conocida como “Nuestra Amantísima Señora” (Unsere Liebe Frau) o Virgen Negra, que ha sido venerada por siglos. La estatua muestra a la Virgen María sosteniendo a Jesús con la mano derecha. María sostiene en sus manos un cetro de oro. La gran mano de Jesús simboliza la magnitud otorgada de Su Gracia. La estatua de la “Virgen Negra” se encuentra en la Iglesia de Nuestra Señora (Gnadenkapelle) y está rodeada de 21 urnas de plata que contienen los corazones de los reyes y princesas de Baviera. Hoy en día, cerca de un millón de peregrinos visita este santuario en Altotting. El Santo Padre Benedicto XVI ha puesto de manifiesto muchas veces su conexión con el mismo.

El Icono de Czestochowa fue recibido de manera solemne por el custodio del santuario, el padre y prelado Lugwig Limbrunner. Primeramente se recitó el Santo Rosario, seguido de la Santa Eucaristía, celebrada por el custodio del santuario. En su sermón, contó sobre el objetivo de la peregrinación “De Océano a Océano” en defensa de la vida y animó a los oyentes a unirse en la cadena internacional de oración a través de la Virgen María.

Luego de la Eucaristía, el Icono fue cargado hasta la Capilla de Nuestra Señora, donde se continuó con la adoración nocturna.