Nuestra Señora de Czestochowa en la Misión Polaca de Múnich

Nuestra Bendita Madre en el Icono de Czestochowa, arribó a Múnich en su primer día de peregrinación por Alemania (octubre 24), iniciando su visita en la iglesia de San José, perteneciente a la Misión Polaca. El cronograma de visitas en Alemania está tan lleno que los fieles polacos no recibieron el Icono sino hasta las 23h00. A pesar de ser tan tarde en la noche, había un grupo grande al encuentro. Esperando, decidieron a las 22h30 comenzar con oraciones devocionales. Mientras tanto, Nuestra Bendita Madre estaba en su viaje desde Konstanz a Múnich.

El “Móvil Vida” con el Icono de Czestochowa llegó a la iglesia de San José con un pequeño retraso, a las 23h15. El Icono fue entregado por los líderes de la organización alemana pro-vida “Ayudantes de los Preciosos Niños de Dios” (Helfer für Gottes kostbare Kinde), quienes viajan a través de Alemania junto con el Icono.

Después de las oraciones al Icono de Jasna Gora, el reverendo Dr. Stanisław Pławecki CSsR, pastor de la parroquia de San José, cargó a Nuestra Señora dentro de la iglesia, asistido por cinco sacerdotes, un grupo de monaguillos y grupos de parroquianos vestidos con trajes típicos. La solemnidad estuvo amenizada con cánticos del coro de la parroquia dirigidos por el señor Józef Obuchowski. Aproximadamente, había 600 personas en la iglesia.

Las intenciones de la peregrinación “De Océano a Océano” de Nuestra Bendita Madre en el Icono de Czestochowa en defensa de la vida, fueron resaltadas durante la homilía dada por el padre Tomasz Sadowski CSsR. Se refirió a la responsabilidad de cada uno de nosotros de proteger la vida de los niños desde la concepción en el vientre materno. Un número de feligreses, que tenían que trabajar al día siguiente, abandonó la iglesia entrada en la noche, justo al terminar la Santa Eucaristía, con tiempo suficiente para alcanzar la salida del último tren. Muchos, sin embargo, se quedaron a orar y venerar durante toda la noche a Nuestra Bendita Madre. Las primeras meditaciones fueron dirigidas por el grupo parroquial “Effatha” con el pastor presente. La vigilia nocturna terminó con la Santa Misa a las 6h00, del día siguiente.

En la mañana, después de la celebración de la Eucaristía, el Icono fue llevado a la iglesia San Pablo para participar de la Liturgia Eucarística y de la vigilia con la intención de proteger la vida. Un grupo importante de polacos también participó de las celebraciones y acompañó a Nuestra Señora durante la procesión, que tuvo lugar en las calles de la ciudad de Múnich hasta llegar a la clínica de abortos