¡Dejen que los niños vengan a mí!

Jueves en la mañana y especialmente en la tarde, fueron momentos oportunos para que los niños de las escuelas primarias vengan a ver al Icono.

En la mañana, a las 8h15, hubo una Misa especial para los niños de sexto grado. El pastor Dr. Theol Roland Graf, ya les había explicado con anterioridad sobre Nuestra Señora de Czestochowa y del proyecto “De Océano a Océano”. Los niños se mostraron muy deseosos al presentar las intercesiones. Es bueno saber que todavía se pueden ganar niños para Cristo.

Al final de la mañana y después de la adoración Eucarística, Josef Schelbert de Drusberg Voyages tocó “Maria zu lieben” con la trompa alpina. Este es un instrumento muy típico de Suiza pero también de Austria.

Desde las 13h00 hasta las 16h00, el pastor Erich Camanzind realizó una explicación a los niños del primero al cuarto grado, en la Iglesia de San Antonio en Rothenthurm. Explicó que el único deseo de Santa María es el de llevarnos a Jesús. Después de rezar dos misterios del Rosario, cada niño prendió una vela y la trajo ante el Santísimo Sacramento y de la Virgen María. Los niños aprendieron a arrodillarse y a hacer una reverencia ante el Santísimo Sacramento.

Ya en la tarde llegaron los adultos de Steinen, Schwyz a la Iglesia de San James. Las personas vinieron a hacer adoración Eucarística y a rezar el Rosario. La impresionante custodia había sido utilizada para un milagro en Suiza. La montaña cerca de Steinen iba a derrumbarse encima de un pueblo. El sacerdote de Steinen en ese momento sacó el Santísimo Sacramento en la custodia y fue hasta la montaña para parar el derrumbe en el nombre de Jesucristo.  

Luego, en la noche, se celebró la Santa Misa con el pastor Rudolf Nussbaumer, miembro de la directiva de VHI de Suiza y guía espiritual, seguido de una procesión con velas. Todos estábamos muy agradecidos y parecía que las personas no querían abandonar a Santa María e ir a casa, como en otros lugares.


Alexandra Wind, Vida Humana Internacional – Suiza