Nuestra Señora en Chur, Suiza

En un lunes lluvioso, la peregrinación del Icono de Nuestra Señora de Czestochowa continuó con su recorrido. Era el 15 de octubre en el área montañosa de Suiza. El Icono fue transferido a los suizos en la Capilla de María en Triesen, localidad en el Principado de Liechtenstein. El padre Andreas Fuchs ayudó a colocar el Icono en la minivan, en donde Nuestra Señora está viajando. Los suizos, conociendo las tortuosas carreteras en las altas montañas, han decidido no utilizar el “Móvil Vida”, que podría tener serios problemas en estas condiciones. En vez de eso, han elegido una minivan para transportarla.

Nuestra Bendita Señora dejó Suiza a las 8h45 y ya a las 9h00 estaba en Untervaz, en el área de Graubünden. Nuestra Señora fue recibida con el sonido de las campanas de San Lawrence, haciendo eco a través de las montañas de los Alpes. El pastor, padre William D´Silva y los residentes de Untervaz estaban llenos de emoción.

Nadie había imaginado que el Icono más preciado del mundo visitaría esta iglesia. Durante la veneración de cuatro horas de duración, los feligreses oraron de forma individual, después participaron de la Santa Misa. Cantaron juntos a la “Virgen Negra”, en varios momentos. Una señora estaba tan encantada con esa canción que había solicitado que la repitieran. Así que la “Virgen Negra” fue cantada una vez más al momento de la despedida, aproximadamente a las 13h00. Los participantes en la celebración estaban muy conmovidos.

En el mismo día, a las 15h00, el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa arribó a la Catedral de la Asunción de la Santísima Virgen María en la capital de la región, Chur, la ciudad más antigua en Suiza. Se tocaron las campanas y el órgano comenzó a entonar. La lluvia había parado y finalmente las montañas se hicieron visibles con toda su gloria. El pastor de la catedral, el padre Harald Eichhom, preparó una vigilia corta con silencios y meditaciones. Después, se siguió con una veneración privada. Alrededor de las 19h00, el pastor celebró la Santa Misa.

Luego de eso, el Icono viajó a Schmitten, Albula, 1300 metros sobre el nivel del mar, donde Nuestra Señora pasó la noche en la casa de los padres de Alexandra. Alexandra es la coordinadora de la peregrinación en Suiza. Cayó mucha nieve en los prados y en la carretera. La minivan todavía mantenía las llantas de verano, así que todos se unieron en oración para que la carretera no esté cubierta con hielo y nieve, pero con Nuestra Señora en el asiento de atrás, no tuvimos problemas en el viaje de regreso.