Šibenik

El Icono de Nuestra Señora de Czestochowa pasó la noche en la catedral de Šibenik. Durante las misas del domingo, los fieles y turistas de los barcos que realizan cruceros, le daban vueltas al Icono. La Santa Misa por los niños y las familias fue celebrada por el reverendo Krešimir Mateša, pastor de la Catedral de San Jocob. En la homilía recordó que muchos países están legalizando la eutanasia que también es una grave violación al derecho de la vida. Después del Ángelus de la tarde, el Icono fue escoltado en procesión hasta su remolque para continuar su peregrinación que esta vez la lleva a la isla de Krk, una de las más grandes islas de Croacia.

Debido a motivos de seguridad y para tener la certeza de que arribaría a la hora convenida, el conductor decidió utilizar la carretera. Poco después de dejar Šibenik, pasaron por la estatua de Nuestra Señora del Camino, probablemente uno de las áreas más hermosas para descansar en la carretera de “Dalmacia”, con maravillosos paisajes del cañón del río Krka que desemboca en el mar. Conductores de otros vehículos saludaban a la Virgen María haciendo señales de luces. Muchos querían una foto y aprendían más sobre la peregrinación cuando el conductor paraba en las áreas de descanso.

Peter Kasimir Hodzič