Primera parroquia en Guayaquil

El Icono Peregrino de la Virgen de Czestochowa llegó a la Parroquia María Reina y permaneció en el altar mayor adornada con flores del 10 al 13 de agosto.

Aunque la imagen no es ajena para la mayoría de guayaquileños, ya que aquí se encuentra una parroquia que lleva su nombre, muchas personas se congregaban al finalizar la misa del sábado en la noche y las del domingo para verla, admirarla y tocarla. No faltó uno que otro que quería tomarse foto junto a Ella, o aquel que vio la oportunidad para rezarle un avemaría y pedir por su protección y amparo.

Lo que más les llamaba la atención era la belleza del Icono, a pesar de tener una mirada triste. “No pensaba que iba a ser tan bonita”, dijo el párroco P. Raniero Marincioni cuando la vio por primera vez, e incluso pidió un fuerte aplauso para tan noble visita.

Esta es la Semana de las Vocaciones Sacerdotales, así que algunos seminaristas visitan las parroquias para dar un mensaje sobre la entrega de este ministerio, elevado por Jesucristo como sacramento. Fabían Acuña, quien visitó esta parroquia, estudia en el Seminario Mayor de Guayaquil, junto a cerca de 60 seminaristas. Él pertenece a la Parroquia de Nuestra Señora de Czestochowa, así que ver su Icono en la Parroquia María Reina fue realmente una bendición.

El lunes en la noche María Verónica Vernaza, ayudante voluntaria de la iniciativa De Océano a Océano, realizó una breve explicación a los feligreses sobre el significado de este Icono de María. Había muchas preguntas, sobre todo porque en Ecuador no se acostumbra a observar iconografía, sino cuadros y estatuas.

Algunas personas propusieron la idea de llevarla nuevamente a Quito, la capital, para que frente a la Asamblea Nacional los católicos oren junto a la Madre de Dios para que interceda por el país, en estos momentos en que se debate temas tan delicados como el aborto y la ideología de género.  Estamos seguros que María hará su caminar ahí donde más se la necesite.