El Icono Peregrino termina su visita en Panamá

El recorrido del Icono Peregrino de la Virgen de Czestochowa terminó su visita en el istmo panameño. Estuvo casi 10 meses recorriendo Ciudad de Panamá, Chitré y Colón. Los custodios del Icono fueron la pareja conformada por Ángel y Carmen de Ruiz, quienes pertenecen a la Espiritualidad Trinitaria de los Hijos de la Madre de Dios, espiritualidad que nace en Colombia hace 35 años y que se encuentra en Panamá desde hace 18 años. Mons. José Domingo Ulloa, Arzobispo de Panamá, encargó directamente a Ángel la custodia del Icono por ser el presidente del Apostolado Mariano de la Arquidiócesis de Panamá.

Ángel nos hace un recuento de las visitas de la Madre de Dios:

“El primer lugar que visitó la Virgen en su Icono de la Virgen de Czestochowa es el estudio del Canal de FeTv, donde tuvimos la oportunidad de entrevistar al padre León Juchniewicz, sacerdote misionero polaco, que trajo el Icono desde Ecuador. De ahí pasó a la Iglesia del Carmen en Vía España. Eso marcó su recorrido por Panamá, porque la Virgen inicia su visita en una iglesia de carmelitas, donde los sacerdotes la recibieron con tanto amor, y termina su visita en la casa de las Hermanas Carmelitas en Colón.  Recuerdo que había otras opciones, pero María quiso ir a esa específicamente.

La Virgen sale luego a la Diócesis de Chitré, durante la Pre Jornada Mundial de la Juventud, porque los jóvenes polacos llegaban a esta diócesis. En Chitré está una semana en la Catedral San Juan Bautista. También visita la parroquia San Miguel Arcángel y Nuestra Señora del Rosario, y además la capilla de las Hermanas Agustinas.

Luego el Icono regresa a Ciudad de Panamá al sector llamado Condado del Rey, a la Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza, ya en tiempo de la Jornada Mundial de la Juventud. El Icono se va a Albrook a la Capilla San Juan Pablo II, donde está junto a las reliquias del Santo Padre. Aquí es recibida por el Apostolado de Jesús y María, quienes estuvieron fascinados con la visita.

Solo por un día visitó la Parroquia San Lucas en el sector de Costa del Este donde un nutrido grupo de peregrinos polacos recibían las catequesis distintivas de las jornadas. Algo hermoso fue la presentación de un grupo de baile típico que deleitó a los asistentes.

Después de la Jornada Mundial de la Juventud el Icono visita la parroquia San Juan Apóstol en Brisas del Golf, y luego va al sector de la 24 de Diciembre a la parroquia del Santísimo Sacramento; luego pasa a la Iglesia del Carmen en Juan Díaz, con el padre Domingo Escobar, donde se celebra el Día de la Familia. Era el 25 de marzo, y se había programado una Jornada de Oración por la Vida, donde las familias rezaban el rosario en compañía del Icono durante una semana.

Posteriormente fue al Colegio Pureza de María, un colegio católico, a la capilla del Jesús Maestro, capilla que fue diseñada por el sacerdote jesuita Marko Ivan Rupnik, famoso por hacer mosaicos en distintas iglesias del mundo. Los estudiantes visitaron constantemente la capilla donde se encontraba el Icono para conocer más sobre su significado y su visita en Panamá.

Del colegio el Icono fue en procesión con un grupo mariano a la Capilla de Villa Lucre perteneciente de la comunidad de las hermanas del colegio.

Luego de eso, fue hasta la Iglesia de San José en el Caso Antiguo, para un cenáculo con el Grupo Llama de Amor que tenían preparado el Himno de la Virgen de Czestochowa, el mismo que se canta en el Santuario de Polonia.

La visita más especial, fue sin duda al Centro San Juan Pablo II, un proyecto que inició Mons. José Domingo Ulloa donde se da cabida a todos los indigentes y a las personas con problemas de drogadicción. Es un hogar de puertas abiertas, donde las personas menesterosas llegan a desayunar, a bañarse… ¡y la Virgen llega ahí a visitarlos! Eso fue muy lindo porque se mostró ese amor desbordado de la Virgen por los más necesitados de Panamá. El Icono llega un jueves para la Hora Santa, y santificando a todos y a todo lo que estaba en ese lugar.

Luego de eso, viajamos hacia Colón al Hogar de las Hermanas Carmelitas Descalzas, en el Valle de la Media Luna, y permanece ahí desde Semana Santa hasta por tres meses. Las monjitas estaban encantadas con esta visita y casi que tuvimos que rogarles para que devolvieran el Icono.

Podemos decir que espiritualmente el Icono tocó nuevamente los dos océanos, ya que estuvo en Panamá del lado del Pacífico y en Colón, del lado del Atlántico.

Nuevamente Nuestra Señora se trasladó a la Capilla de Fetv y el día 8 de agosto se trasladó a la Iglesia de San Antonio de Padua, en el sector de Miraflores, para la misa de despedida que coincide con la misa de todo el clero de la arquidiócesis que estaba reunida en retiro, retornando a la capilla de FeTv para una última entrevista con el padre León Juchniewicz, que vino a llevarla nuevamente a Ecuador.

Junto con mi esposa vivíamos todo este proceso en mucha oración, para que la Virgen pusiera en nuestro corazón a dónde quería ir. ¡Así que Ella se movió donde quiso!”