El Icono de María como invitado en la XIX Jornada Arquidiocesana de Catequistas

El pasado 17 de febrero de se realizó la XIX Jornada Arquidiocesana de Catequistas en el coliseo de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, en la ciudad de Quito. El lema para este evento fue: “Catequista, llamado por Jesús para despertar la vocación en sus hermanos”,  tema que está de la mano con la XV Asamblea General del Sínodo Ordinario de los Obispos que el Papa Francisco ha convocado para este año en el mes de octubre con el título: “Los  jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, ya que la vocación no solo debe ser el despertar a una vida religiosa, sino para construir un mundo más justo y más humano.

Esta jornada contó con la participación de Mons. Fausto Gabriel Travez O.F.M., Primado del Ecuador y Arzobispo de Quito, quien habló sobre el reto que supone la transmisión de la fe a las nuevas generaciones. Mons. Travez hizo un breve comentario sobre la presencia del Icono en esta Jornada: “Quien es devoto de la Virgen María tiene garantizada su salvación. La devoción a María no es propiedad privada de uno o de otro, y aquí está la Virgen de Czestochowa de la que el Papa San Juan Pablo II era tan devoto, y que fue tan perseguida y destruida por los enemigos. Por eso la devoción a la Virgen es universal”, comentó mientras enseñaba una de las estampas con la imagen del Icono que fue entregada a los presentes. También recordó que los padres son los primeros catequistas en sus familias y que un buen catequista uno nunca debe quedarse con preguntas sin responder, “si no sabe la respuesta a la incógnita de los jóvenes, hay que investigar”.

El evento contó con más de 3.500 asistentes, desde las 8h00 hasta las 14h00; además, se transmitió vía streaming por la red social Facebook de la Arquidiócesis de Quito y de Radio María, siendo vista por cerca de 47.000 personas no solo en Ecuador sino también en países como Venezuela, Perú, España, Portugal e Italia.

La misa de clausura estuvo precedida por el Nuncio Apostólico del Ecuador, Mons. Andrés Carrascosa, quien fue acogido con una calurosa bienvenida por parte de todos los presentes.