Importantes reuniones en Bogotá

La hermosa ciudad de Bogotá está a la espera de recibir al Santo Padre Francisco en pocos días. Todos tienen puestas sus expectativas en esta visita que seguramente renovará la fe del pueblo colombiano y dará frutos en las vocaciones religiosas. Sin embargo, Lech Kowalewski, coordinador internacional de la peregrinación del Icono de Czestochowa tuvo la oportunidad de reunirse con algunas personas y grupos provida para comentarles de la iniciativa de Océano a Océano.

El sábado 26 de agosto, se reunió con personas claves del grupo de la Pastoral de la Vida de la Diócesis de Fontibón, que estaban reunidos para una capacitación sobre la ideología de género. Es muy importante que los líderes provida sepan que este Icono en particular está recorriendo el mundo en defensa de la vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural, y que incluso los líderes provida norteamericanos se dieron cuenta que a través de Ella la sanación del síndrome post-aborto es mucho más rápida, ya que las mujeres se encuentran identificadas con el dolor que Nuestra Madre muestra en su cara.

El lunes 28 de agosto, Lech mantuvo una conversación con dos personas del grupo organizador de la actividad 40 Días por la Vida: Pedro Niño y Javier Ramírez. Esta campaña comenzó en Estados Unidos en el 2004, y en Latinoamérica ya se realiza en México, Colombia y Argentina. La dinámica es orar sin descanso frente a conocidas clínicas abortistas con el fin de acabar con esta práctica.

Gracias a las herramientas tecnológicas, Lech pudo hacer una videoconferencia con Monseñor Julio Hernando García Peláez, obispo de la Diócesis de Garagoa, quien se mostró muy abierto a recibir el Icono cuando Ella se encuentre en este país. Se decidió hacer la conversación de esta manera ya que trasladarse hasta allá en carro, desde Bogotá, hubiera tomado más de 8 horas ida y vuelta.

Por último, ese día, se reunió con el padre Néstor Torres, director de la Asociación Misioneros de la Juventud, un sacerdote muy alegre y activo que entiende a la perfección la problemática provida y que sabe que hay que formar a los jóvenes en estos temas para el bien de la sociedad colombiana y de la Iglesia Católica. El padre Néstor fue muy receptivo con la explicación que Lech pudo realizar.

A pesar del frío capitalino, la calidez de las persona hizo de estas visitas toda una experiencia para recordar.