A través de la gran Hungría con el Icono de Czestochowa

Nagyvárad es una ciudad al norte de Romania que posee población húngara. Esta área es muy significativa históricamente, debido a su gran derrota de las tropas cristianas en Mohi bajo la presión del ejército invasor mongol en 1241. Muchas personas fueron brutalmente asesinadas, mientras el ejército mongol seguía presionando hacia el oeste de Europa. Aquí, el padre László Fodor, vicario del obispo László Böcskei, se reunió con Nuestra Señora y celebró misa en idioma húngaro.

Nuestra Señora regresó a Hungría el 13 de septiembre, cruzando el río Tisza, visitando la histórica ciudad de Szeged. El vicario general de la diócesis de Szeged-Csanád, padre Lajos Kondé, presidió la misa en la iglesia católica Dóm Templom. Luego de una inundación, los sobrevivientes de la ciudad hicieron un voto y construyeron una gran iglesia que debía servir como muestra de gratitud a Dios por salvar sus vidas. Durante ese tiempo, la urna debía ser rápidamente reparada, ya que estaba rota debido al viaje. De manera provisional, los húngaros soldaron de forma experta el aluminio y el problema se solucionó.

Había suficiente tiempo extra para que Nuestra Señora haga una parada en Csillag Star, conocida por su fortaleza del siglo XVII. Luego de rezar frente a la puerta de la famosa prisión, el coordinador de la peregrinación dejó algunos folletos con la imagen de Nuestra Señora para los prisioneros.

La siguiente ciudad era Mohacs, localizada en el río Danubio. Esta ciudad es famosa por la histórica batalla en Mohi en 1526, donde la resistencia húngara cristiana se rindió a la invasión del ejército islámico de Sulimán, el comandante de los turcos otomanos. Esto resultó en 150 años de dominio turco y la destrucción de las iglesias, conventos y ciudades. Aquí, el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa fue saludada con particular muestras de fe, dignidad y preocupación. El pastor local, padre Attila Attila Porpáczy presidió la santa misa.

Pecs fue la siguiente ciudad que visitó Nuestra Señora en el Icono de Czestochowa. Esta ciudad es llamada “las cinco iglesias” debido a las cinco iglesias católicas más antiguas construidas en tiempo del imperio romano, ruinas que todavía hoy en día son visitadas. En el siglo II los romanos fundaron la ciudad de Sopianae, y nombraron la región como Panonia. El obispo Bartolomé, quien fue el fundador de una orden religiosa de hombres en el siglo XIII, y luego conocida como los padres paulinos, también venía de la ciudad de Pecs. Nuestra Señora fue recibida por el padre Attila Péter Cseh, pastor de la iglesia húngara, quien también guió a los fieles en el rezo del rosario.

En Kaposvár, en la orilla del río Kapos, capital de la región de Somogy, en la Iglesia de la Santa Cruz, el padre Kálmán Nyéky celebró misa. Él es nieto del reconocido bioético cristiano, Gyula Gajzler.

Camino a la capital, se realizó una visita a la Iglesia de Nuestra Señora Reina de los Ángeles, en Budakeszi, donde la veneración y la santa misa la celebró el custodio del santuario, padre Szabolcs Szilagyi. Temprano en la mañana, los estudiantes y profesores de la escuela católica Gimnasio Obispo Otto Prohaszha cargaron el Icono hasta la capilla del colegio para la celebración la santa misa y veneración.

En Budapest, la capital de Hungría, Nuestra Señora en el Icono de Czestochowa, comenzó su visita en la escuela católica Santa Angela Merici. Los coordinadores hicieron un intento de visitar y repartir folletos en el centro de trabajo del Hospital san Juan Nepomucene. Una hermosa ceremonia de bienvenida prepararon los franciscanos en la antigua iglesia de san Asís, donde se celebró la santa misa, seguido de una vigilia nocturna.

La misa principal en Budapest se celebró en las históricas ruinas del siglos XIV del primer monasterio paulino de san Lawrence, conocido como el Jasna Gora húngaro. El obispo auxiliar de la diócesis de Esztergom-Budapest, padre János Székely, celebró el santo sacrificio, concelebrando con el padre paulino Barnabás Balla.

El sábado, 15 de septiembre, Nuestra Señora en el Icono de Czestochowa participó en la peregrinación nacional húngara desde Budapest a Máriaremete (a 7 km), para honrar la memoria del siervo de Dios, cardenal József Mindszenty, gran primado húngaro, quien fue perseguido y encarcelado tanto por los nazis como por los comunistas. El actual primado húngaro, cardenal Péter Erdő, presidió la celebración de la santa misa. Él besó el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa y habló con gran compromiso sobre la peregrinación “De Océano a Océano”, por el mundo en defensa de la vida.

El domingo, 16 de septiembre, la peregrinación de Nuestra Señora por Hungría arribó a Veszprém (a 110 km de la capital). El Icono de Czestochowa fue recibido en la histórica  catedral san Miguel por el arzobispo Gyula Márfi, ordinario de la diócesis de Veszprém, quien presidió la santa eucaristía. En la noche se realizó una procesión con velas, como reparación y penitencia por las intensiones de los pecados contra la vida y la conversión. La procesión salió de la catedral hasta la plaza central en frente del hospital local, donde se realizan abortos.

Luego de la visita en Szombathely, Öriszentpéter, Zalaegerszeg y de un pequeño poblado llamado Rédics, donde el pastor evangeliza a los jóvenes mientras practican skateboarding, con sotana por supuesto, la peregrinación del Icono de Czestochowa llegó a su fin en Hungría. El Icono viajó 3.025 kilómetros a través de Hungría y Rumania, en conjunto. Durante ese tiempo, cientos de personas se reunieron con Nuestra Señora, orando por la intensión de defender la vida.

El lunes, 17 de septiembre, el Icono fue presentado al movimiento pro-vida en Lendava, Eslovenia.