Viaje a través de Rumania

En los siguientes días, 10 y 11 de septiembre, Nuestra Señora viajó a través de Rumania. En la ciudad de Marosvásárhely, el Icono visitó la Iglesia de san Juan Bautista. El padre Dénes Oláh guió el rosario y dejó que los organizadores presentaran los principios e ideas detrás de la peregrinación “De Océano a Océano”. Durante el almuerzo, los coordinadores de la peregrinación tuvieron la oportunidad de reunirse con el padre Dénes Csíki, ex secretario personal del difunto obispo Aron Marton, conocido por los muchos años que luchó contra el comunismo. Él fue perseguido y encarcelado, pero nunca concedió colaborar y nunca rechazó su fe.

Los coordinadores de la peregrinación también evangelizaron en las calles de la ciudad, hablando de frente sobre temas relacionados a la defensa de la vida, mientras entregaban panfletos a los caminantes, pasajeros y familias con niños. Incluso trataron de conversar con “mujeres de la calle” en el esfuerzo de conversarlas de que existen otras formas de ganarse la vida.

En una pequeña ciudad llamada Korond, muchas personas esperaron pacientemente a saludar a Nuestra Señora. Las conversaciones mantenidas con ellos fueron reflexiones sobre la protección de la vida en todo el mundo.

El último lugar a visitar ese día fue Székelyudvarhely, corazón de la región Székelyföld, en latin: Terra Siculorum. Los relatos de los viajes de Nuestra Señora eran mucho más interesantes que la propaganda turística de Drácula, quien vivió en esta región y cuya fama se debe al inusual y cruel trato contra sus oponentes políticos. El pastor local, padre Károly Máté, fue sumamente hospitalario, tanto para la Virgen como para los custodios.

Al día siguiente, el 11 de septiembre, el conocido líder pro-vida, Dr. Zita Kovács, presidente de la organización rumana Pro Vita Hominis, estuvo esperando la llegada del Icono, junto con el párroco local y un grupo de fieles, reunidos frente a la iglesia. Luego de la celebración solemne de la santa misa, las personas se acercaron al Icono para tener un tiempo de oración personal, pidiendo a Dios por ayuda y unidad de sus familias. Gracias a una invitación del doctor Zita, fue posible visitar la vecina ciudad de Árkosfalva, donde opera de manera activa un refugio para madres solteras, fundado por la organización del doctor Zita en conjunto con la organización pro-vida suiza Sí a la Vida.

Este refugio está bajo el cuidado del reconocido monje Csaba Böjte OFM, quien visita aproximadamente 60 refugios y orfanatos en Rumania en búsqueda de madres no deseadas y niños abandonados. Dos hermanas franciscanas colaboran con su trabajo.

En Csikszereda, la Virgen se reunió con pacientes del hospital regional. El Dr. Mária Hajnalka Bako, capellán católico del hospital que pertenece a la Orden de los Camilos, facilitó la reunión con pacientes de varios departamentos de la clínica, como dermatología, psiquiatría y ginecología. (Los Clérigos Regulares de san Camilo, también conocida como la Orden de los Clérigos Regulares Ministros de los Enfermos, es una orden religiosa católica romana del tipo de Clérigos Regulares, fundada por san Camilo de Lelis. Una cruz roja fue elegida por Camilo como símbolo distintivo de los miembros de la Orden, que la usaban sobre sus sotanas negras. El fundador enseñaba a sus voluntarios que “el hospital es la casa de Dios, un jardín donde las voces de los enfermos es música del cielo”)