Lucha por la identidad del matrimonio y la familia - Nuestra Señora de Czestochowa en México

El tercer año de la visita de Nuestra Señora de Czestochowa en México acaba de pasar. El icono está visitando diferentes parroquias y comunidades. México es un país muy grande. Donde quiera que el Icono vaya, se renueva el Acto de Consagración a la protección de la civilización de la vida y del amor en manos de la Santísima Virgen María. Las intenciones de todas las familias se presentan en cada rosario y en la adoración del Santísimo Sacramento, a través de la intercesión de Nuestra Señora de Czestochowa. Esta es la iniciativa dentro de las parroquias de VidaFlorida, movimiento de familias mexicanas.

El icono de Czestochowa en México es presentado como la Mamá de San Juan Pablo II. El período tan largo de la visita se debe principalmente a factores culturales, donde aparentemente el tiempo fluye más lentamente que en Europa. Pero observando lo que está sucediendo, llegamos a la conclusión de que Nuestra Señora de Czestochowa en su imagen quiere permanecer en México y es de suma importancia.

El estatus del matrimonio en México es una gran batalla que persiste por 10 años. Hay que señalar que la legislación mexicana reconoce el matrimonio sólo como una "unión civil libre". El mero hecho de vivir juntos y tener hijos es suficiente para reconocer la relación como un matrimonio. Lo mismo sucede en los países vecinos de América del Sur. Muchas personas, especialmente los de escasos recursos, no tienen una boda formal, porque la ley reconoce su relación como matrimonio. México es un país católico, pero una boda en la iglesia es una especie de lujo, que muchos simplemente no pueden permitirse, y la sensación general es que es un asunto privado. Esto plantea una gran cantidad de problemas pastorales. Sin embargo, hay un consenso de que esa relación es una unión entre un hombre y una mujer.

Imitando al comunismo, las autoridades mexicanas son altamente susceptibles a la promoción de la ideología de género. La Ciudad de México fue la primera que introdujo la legalización de las uniones civiles. Luego cambió la definición de matrimonio en el Código Civil de la "unión libre entre hombre y mujer" a "una unión libre entre dos personas". A las uniones del mismo sexo se les concede derechos anteriormente disfrutados sólo por las parejas casadas, incluida la posibilidad de adoptar niños. La Corte Suprema de Justicia emitió un fallo reconociendo la constitucionalidad de los llamados matrimonios homosexuales y su legalidad en el país. Diferentes estados comenzaron a promulgar leyes similares, pero la mayoría rechazan tal interpretación de la ley. Por esa razón, el registro continuo de las uniones del mismo sexo encuentra gran resistencia y dificultades formales.

En mayo de este año, los mexicanos tomaron las calles en defensa de la familia tradicional, ya que el presidente de México presentó un proyecto de ley al parlamento que introdujo en la Constitución la legalización de las uniones de personas del mismo sexo. A la llamada marcha blanca en la capital llegaron aproximadamente medio millón de personas. Fue la protesta más numerosa de los últimos años. Los mexicanos se opusieron firmemente al cambio en la constitución que equipara las relaciones del mismo sexo con la familia, la introducción de la ideología de género en las escuelas y la violación de los derechos de los padres. Cabe señalar que en México oponerse a la autoridad no es nada seguro. Muchas personas mueren sin dejar rastro. En este caso, las autoridades no hicieron mucho porque la multitud era demasiado grande.

En la actualidad el Comité de Asuntos Legislativos del Parlamento de México rechazó enérgicamente un proyecto de ley propuesto por el presidente, que cuestionaba claramente el matrimonio como una unión entre un hombre y una mujer. Este es un gran éxito, que por ahora detiene este polémico cambio en la constitución.

La lucha y la oración todavía deben mantenerse. El Icono de Czestochowa sigue viajando a través de México.

Las conversaciones y las negociaciones continúan para que el próximo año la Madre de Dios comience la tercera etapa de la peregrinación a través de los países de América Central y del Sur.