¡No más abortos tardíos en Germantown, USA!

Una gran noticia llegó desde los Estados Unidos, en la ciudad de Germantown, en el estado de Maryland. La central de aborto, donde el infame abortista LeRoy Carhart hizo los llamados abortos tardíos (hasta el nacimiento), interrumpió sus operaciones. Carhart simplemente abandonó el trabajo. Sucedió el 8 de noviembre de 2016, luego de 1170 días de oración ante esta institución, en la que participó el Icono peregrino "Del océano al océano" de Nuestra Señora de Czestochowa.

Fue la primera oración frente al centro abortista durante la peregrinación en el continente americano. Esto ocurrió el 26 de agosto de 2013 en la fiesta de Nuestra Señora de Czestochowa. Los defensores de la vida allí reunidos señalaron que ese día fueron rescatados tres niños, el personal de esta institución se abrió a una conversación civilizada, y una de las jóvenes fue enviada al centro provida para una ecografía. Más información aquí.

LeRoy Carthart tenía muchas demandas por mutilación de mujeres, e incluso por muerte. Era sospechoso de asesinar a los niños, si nacían vivos. Actualmente Carhart cesó por completo sus actividades en el estado de Maryland.

Bajo la ley revisada del estado de Maryland los abortos se pueden realizar hasta las 19 semanas de embarazo, pero no en el último trimestre o durante el trabajo de parto. Anteriormente, debido a la decisión de la Corte Suprema en el caso Roe vs. Wade, estaba permitido en los EE.UU. matar al niño incluso hasta el momento previo a su nacimiento.

Oremos junto a los defensores americanos de la vida, para que en la ciudad de Corpus Christi, en el estado de Texas, también cierren completamente las instalaciones de aborto y en todos los Estados Unidos. Hay una buena posibilidad de esto, ya que el presidente electo, Donald Trump anunció una detención completa del financiamiento del aborto con dinero de los contribuyentes. Planificación Familiar es una organización con la mayoría de sus centros de aborto en los EE.UU., el año pasado recibió una subvención federal de 200 millones de dólares. Esto sucedió a pesar de numerosas protestas después de la revelación del escándalo asociado con el tráfico de órganos de niños de abortos tardíos. Solo para la campaña de Hillary Clinton se dedicaron 30 millones de dólares para la fundación. Actualmente la fundación está en pánico y cerca de la quiebra.

Las leyes de aborto en los Estados Unidos pueden cambiar rápidamente, ya que el futuro presidente, Donald Trump, ha prometido el nombramiento de un abogado pro-vida para la vacante de uno de los jueces de la Corte Suprema.