Campanadas en la reunión con san Cirilo en el Castillo de Nitra

Nuestra Señora, en el Icono de Czestochowa, continúa “su” viaje a través de Eslovaquia. El 3 de septiembre, “Ella” llegó a la más antigua diócesis del país, la diócesis de Nitra, donde los comienzos del cristianismo están fuertemente unidos a la misión de los santos Cirilo y Metodios. El primer lugar a visitar fue Horné Lefantovce, donde un grupo grande de parroquianos con el pastor local, padre Peter Michalov, saludaron a Nuestra Señora acompañados con campanadas de la iglesia. Entre los que recibieron a la Santísima Virgen, estaban el alcalde y su esposa. Las oraciones en la parroquia local duraron hasta las 14h00.

Vale la pena señalar que las reliquias de la mártir que murió por la fe durante la brutal persecución de los comunistas contra los cristianos, luego de la Segunda Guerra Mundial, beata Zdenka Cecilia Schelingova, están en esta iglesia en Horné Lefantovce. Ella fue beatificada en el 2003 por el Papa Juan Pablo II, como la primera mujer de Eslovaquia en alcanzar el honor de ser elevada a los altares. Luego de la farsa del proceso judicial comunista, los sacerdotes fueron enviados a prisión a hacer trabajos forzosos y donde fueron torturados. Los conventos e iglesias fueron cerrados. La beata Zdenka era una hermana religiosa y enfermera. Ella ayudó al enfermo padre Stephen Kostali, cuya vida estaba en grave peligro, a escapar del hospital. Ella había planeado ayudar a seis personas más, pero la segunda vez falló. Fue arrestada el 29 de febrero de 1953. Durante los interrogatorios fue torturada en diferentes maneras, incluyendo tratar de ahogarla en un tanque de agua, desnudarla y colgarla para azotarla, arrastrarla por los cabellos en los corredores, y encerrarla en una celda sin ventanas ni luz. Fue acusada de alta traición y sentenciada a 12 años en prisión y 10 años de anulación de sus derechos civiles. “Sufrir por aquellos que sufren y entregar mi vida por ellos”, así fue como explicó su propósito de vida a una de sus compañeras de prisión. Ella permaneció en la prisión de alta seguridad, donde estuvo gravemente enferma. Murió en el hospital de Trnava, el 31 de julio de 1955, a la edad de 38 años.

Las campanas de la catedral de la colina de Zobor, en Nitra, tocaban para recibir a Nuestra Señora en el Icono de Czestochowa, al llegar al castillo: Campana Andrew, Campana Swierad y Campana Benedict. Las tres campanas fueron recién adquiridas, ya que las antiguas fueron destruidas durante la persecución comunista. Hay que notar que la Catedral Basílica de San Emmerm, localizada en Nitra tiene una maravillosa historia. Aquí descansan los restos de san Cirilo, así como del primer polaco canonizado, san Swierad-Andrew, misionero ermitaño y mártir, y de su discípulo Benedicto.

El ordinario de la diócesis de Nitra, obispo Viliam Judák, se reunió con Nuestra Señora en la catedral, asistido por un grupo de sacerdotes y fieles. Luego de las oraciones, el obispo se reunió con los organizadores de la peregrinación del movimiento pro-vida de Eslovaquia "Forum Żivota", para expresarles su reconocimiento y apoyo. Después de unas horas fue necesario dejar la colina de Zobor, y el conductor del “Móvil Vida” debió probar sus habilidades de conducción al pasar por la histórica, angosta y baja puerta del castillo.

El siguiente lugar a visitar es el Calvario de los padres de la Palabra Divina en Nitra. El obispo emérito de la arquidiócesis de Trnava, Dominik Tóth, señaló que la Virgen María es nuestra única esperanza en un mundo tan atacado por la cultura de la muerte. Debemos imitar el ejemplo de los tres niños de Fátima en su deseo de rezar y ofrecer sacrificios por el mundo. También deberíamos recordar las palabras del beato Juan Pablo II con respecto al tercer secreto de Fátima, resaltando que el mundo a entrado en una espiral de la muerte, pero Dios en su misericordia puede detener el castigo, si Él encuentra personas que están deseosas de ofrecerse y pedir por misericordia.

Como Anna Verešová, líder de la organización "Forum Żivota", enfatizó: “la peregrinación de la Bendita Madre a través de Eslovaquia está acompañada de oraciones por la intensión de proteger la civilización de la vida y del amor. No nos preocupemos, no estamos en contra de nadie, simplemente estamos a favor de la vida”.