Llegó, a pesar de perder una llanta

El sábado en la mañana, después de la misa en Trnava, Nuestra Bendita Madre visitó un antiguo santuario Mariano, muy conocido por los peregrinos. El santuario se llama Staré Hory (como las montañas) y está cerca del poblado de Banská Bystrica. Adicional a esta buena noticia, fue el hecho de que la visita cayera en primer día sábado del mes. El administrador diocesano de Banská Bystrica, padre Marian Bublinec, presidió la santa misa, asistido por 30 sacerdotes. Él enfatizo el hecho de que “si la Iglesia deja de recordarles a los fieles las verdades básicas sobre moralidad, familia y vida, ella traicionará a las personas. El futuro debe ser construido sobre la fundación de la apertura a la vida, o no habrá futuro”. El padre Bublinec dijo que toda familia necesita un protector, un padre, como san José fue protector de la Virgen María (y de la Sagrada Familia). También remarcó que si abandonamos los mandamientos de Dios y su evangelio, nos perjudicamos a nosotros mismos. Las oraciones individuales ante el Icono duraron hasta las 14h00.

En la tarde, el siguiente lugar a visitar era Rajecka Lesna. Desafortunadamente, el cronograma se retrasó un poco, cuando el “Móvil Vida” perdió una llanta en el terreno montañoso. No se sabe cómo la llanta se reventó por dentro y luego se salió. Por supuesto, continuar viaje resultó imposible. Nuestra Bendita Madre fue forzada a “hacer una transferencia” a otro carro. Llegó a Rajecka Lesna con sólo 15 minutos de retraso. Había, ya esperando a Nuestra Señora, once buses llenos de peregrinos, que venían especialmente a la basílica junto al obispo Tomáš Galis, de la diócesis de Žilina. El obispo presidió la misa de la noche, asistido por 16 sacerdotes. Después de la solemne liturgia, el “Móvil Vida” ya estaba esperando en frente de la iglesia, con la llanta repuesta, para llevar a Nuestra Madre a su siguiente parada. El Icono llegó tarde en la noche, escoltado por la policía de Rajecké Teplice, donde se veneró a la Virgen hasta altas horas de la noche.