Eslovaquia recibe calurosamente a Nuestra Bendita Madre

El día viernes 31 de agosto, en la tarde, el Icono de Czestochowa cruzó la frontera entre la República Checa y Eslovaquia. La peregrinación en este país será hasta el 8 de septiembre, cuando “Ella” será entregada a los húngaros. El sacerdote ortodoxo, padre Libor Serafin Halik, padre de una familia grande, trajo el Icono desde Brno, República Checa. En la Iglesia de la Sagrada Familia en Bratislava, el párroco local, padre Ján Duc, y la representante del movimiento pro-vida de Eslovaquia "Forum Żivota", Marcela Dobešová,, saludaron a Nuestra Señora en el Icono de Czestochowa. Marcela Dobešová está a cargo de más de 30 movimientos pro-vida y actualmente lidera la peregrinación en Eslovaquia “De Océano a Océano” en defensa de la vida. Ella comentó lo siguiente: “como laica comprometida, sabemos que solos no podemos vencer los ataques de la cultura de la muerte. Necesitamos la ayuda de Dios y rogamos a Dios la intercesión de Su Madre María”.

La misa de la noche en la iglesia de la Sagrada Familia en Bratislava, fue precedida por el obispo auxiliar de la diócesis, padre Jozef Haľko. Recordó a todos los fieles reunidos, que la Virgen María es Madre de la vida. Dijo también que “el llamado a la maternidad o a la paternidad es un llamado de Dios (vocación) directamente a nosotros”.

El padre Peter Rusnák, de la Iglesia Católica Ortodoxa Griega, también se reunió con el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa. Él dijo: “el Icono respira con la presencia de Dios y el amor de la Madre de Dios”.

En la noche, el Icono llegó a la iglesia del Sagrado Corazón en Trnava, donde Nuestra Señora fue recibida por el administrador de la diócesis, padre paulino Ján Orosch, y por un número grande de fieles. La vigilia ante el Icono duró toda la noche.