Depende de nuestra libertad si el mundo continúa existiendo

El martes 28 de agosto, el Icono de Czestochowa visitó el departamento de Olomouc en República Checa y continuará su viaje a Koclířov, cerca de Hradec Kralove. A la llegada de Nuestra Señora, las campanas de la iglesia comenzaron a sonar y los fieles, para demostrar su alegría, aplaudieron. Una vez dentro de la iglesia, las personas rezaron por la intensión de proteger la vida, la familia y la nación checa. El padre Pavel Dokládal, representante del Movimiento Familia, presidió la santa misa, celebrada con la intensión de proteger la civilización de la vida. Luego de la veneración y de la despedida del Icono, Nuestra Señora fue escoltada por una caravana de motos a la vecina localidad de Mendryka, donde las hermanas de san Pablo cuidan a los enfermos y adultos mayores.

En la tarde, el Icono llegó a la catedral gótica del Santo Espíritu en Hradec Kralove. El obispo auxiliar de la diócesis, padre Joseph Kajnek, celebró la santa misa y fue asistido por trece sacerdotes. La intensión de la misa fue por la protección de la vida. Durante la homilía preguntó: “¿civilización del amor o cultura de la muerte?, ¿cuál elegimos? Depende de nuestra libertad si el mundo continúa existiendo. Encomendemos nuestro futuro a Nuestra Bendita Madre”. Luego de la misa se continuó con la veneración del Icono, que duró hasta tarde en la noche.

Ese día, Nuestra Señora fue escoltada con docenas de vehículos con banderas. Era importante seguir la formación en columnas, para mantener el orden en el tráfico y dejar a los otros vehículos pasar la caravana.

La peregrinación del Icono de Czestochowa ya está dando abundantes frutos en la República Checa. En todos los lugares que visitó, se reunían grandes grupos, dando testimonio de la fe y de gran compromiso. Los temas más difíciles sobre la defensa y protección de la vida están siendo discutidos de forma positiva con mucha tranquilidad y en espíritu de oración. Una mujer, por ejemplo, dio su testimonio. Ella es abuela de seis nietos en estado embrionario, que están congelados, como consecuencia de una fertilización “in vitro”. Vino a pedir a Nuestra Bendita Madre por ayuda a una solución positiva de esta difícil situación.

Al siguiente día, el miércoles 29 de agosto, el Icono de Nuestra Señora de Czestochowa visitará Praga.